En un paso revolucionario hacia la sostenibilidad y la transparencia, el Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica ha emitido la Circular 33-2023, adoptando los Estándares Internacionales de Información Financiera de Sostenibilidad (NIIF S1 y S2) establecidos por la Junta Internacional de Estándares de Sostenibilidad (ISSB). Esta audaz iniciativa obliga a las organizaciones a integrar sus acciones y estrategias de sostenibilidad directamente en sus estados financieros.

Este movimiento representa un cambio de paradigma en la presentación de informes corporativos, trascendiendo las métricas financieras tradicionales para abrazar un enfoque holístico que abarca consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Al requerir que las organizaciones divulguen información relacionada con la sostenibilidad junto con datos de desempeño financiero, la Circular 33-2023 tiene como objetivo proporcionar a las partes interesadas una comprensión integral y comparable del rendimiento general de una entidad y su impacto en el planeta y la sociedad.

En su esencia, este mandato sirve como catalizador para fomentar una mayor atención y responsabilidad entre las empresas hacia prácticas sostenibles. Al obligar a las organizaciones a incluir métricas de sostenibilidad en los informes financieros, se las obliga a evaluar y divulgar su huella ambiental, iniciativas sociales y prácticas de gobernanza. Esto no solo mejora la transparencia, sino que también permite a las partes interesadas, incluidos accionistas, inversores, clientes y reguladores, a tomar decisiones más informadas alineadas con sus valores y objetivos de sostenibilidad.

Además, la adopción de NIIF S1 y S2 como marco regulatorio subraya la universalidad y aplicabilidad de la presentación de informes de sostenibilidad en todas las industrias y tamaños de empresas. Ya sea una corporación multinacional o una empresa de pequeña escala, se alienta a todas las entidades a incorporar consideraciones ESG en sus estructuras de gobierno, prácticas de gestión y mecanismos de control. Esto no solo fomenta una cultura de sostenibilidad, sino que también garantiza que las empresas sean resilientes y adaptables en un panorama global en constante evolución.

Es importante destacar que la Circular 33-2023 proporciona claridad sobre los períodos de transición y los requisitos de divulgación para las empresas. Con un enfoque gradual, las organizaciones tienen el tiempo y la orientación necesarios para implementar la presentación de informes de sostenibilidad de manera fluida. La flexibilidad ofrecida, como permitir que las empresas continúen utilizando métodos alternativos para medir las emisiones de gases de efecto invernadero, demuestra un enfoque pragmático hacia el fomento del cumplimiento al tiempo que reconoce la naturaleza diversa de las operaciones comerciales.

Mirando hacia el futuro, la Circular 33-2023 establece el escenario para una nueva era de responsabilidad corporativa y liderazgo en sostenibilidad en Costa Rica y más allá. A medida que las organizaciones aceptan el desafío de integrar la sostenibilidad en su presentación de informes financieros, tienen la oportunidad de impulsar un cambio significativo, no solo dentro de sus propias operaciones, sino también en las cadenas de suministro y las comunidades. Al alinear la prosperidad económica con el cuidado del medio ambiente y el progreso social, las empresas pueden convertirse verdaderamente en agentes de transformación positiva, abriendo el camino hacia un futuro más sostenible y equitativo para todos.

Para más información:

https://revistasumma.com/niif-s1-y-s2-en-costa-rica-y-su-entrada-en-vigencia/

Reciba nuestra newsletter

Reciba nuestra newsletter